MICROPLÁSTICO

TODO SOBRE EL MICROPLÁSTICO

En torno al tema del microplástico hay difundida mucha palabrería sin fundamento. Por ejemplo, que es principalmente responsabilidad de los envases de plástico. Sin embargo, no es tan conocido el hecho de que el desgaste de los neumáticos de los coches, los productos textiles y también los detergentes y los cosméticos son los principales factores que los causan. Por este motivo hemos recopilado a continuación la información más importante tomada de fuentes científicas.

¿Qué es el microplástico?

El microplástico consiste en «partículas de plástico sólidas insolubles en agua con un tamaño de cinco milímetros o menos» (definición del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, UNEP). Las partículas menores de un micrómetro (μm) se conocen como «nanoplástico». La diferenciación es más que un mero formalismo, puesto que unas partículas tan pequeñas son muy difíciles de aislar de su entorno con métodos sencillos que se pueden usar para el microplástico, como la filtración.

Se distingue entre microplástico primario y secundario. El primero consiste en pequeñas partículas generadas y utilizadas conscientemente, como por ejemplo en el sector cosmético (pasta de dientes, peelings, etc.). El microplástico secundario se obtiene a través de la descomposición de productos de plástico, especialmente cuando estos van a parar a la naturaleza. Los rayos del sol, la sal marina, las bacterias y el desgaste aceleran la descomposición. Según el tipo de plástico, esto da lugar a diversas consecuencias en el medio ambiente que, no obstante, aún no se han investigado por completo. Por ello, tanto más importante es recopilar los plásticos para eliminarlos y reciclarlos correctamente. En este sentido, cada uno de nosotros podemos contribuir a nivel individual.

¿De dónde viene el microplástico?

3,2 millones de toneladas de microplástico van a parar cada año al medio ambiente según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). ¿Pero de dónde viene exactamente el microplástico y dónde se encuentra?

  • Los principales causantes del microplástico son los tejidos sintéticos y el desgaste de los neumáticos de los coches
  • Los envases de plástico no contribuyen a la entrada de microplástico primario en el el medio ambiente y el mar
  • Se han identificado como puntos candentes para la contaminación con microplástico las estaciones depuradoras de agua, las aguas residuales industriales y las zonas con una carga considerable de desgaste de neumáticos (UBA)
  • La cuota causada por la basuraleza en Austria solo se puede estimar a grandes rasgos y está por debajo del 0,5 % del volumen de residuos de plástico acumulados (UBA)
  • Con la eliminación y el reciclaje correcto de los envases de plástico se puede seguir reduciendo esta pequeña proporción.

¿Qué hace ALPLA contra el problema del microplástico?

Para evitar el microplástico y luchar contra él, ALPLA sigue varios caminos:

Uso de material posconsumo

ALPLA no emplea en la producción ningún microplástico primario aparte de los pélets de plástico. Por lo demás, puede surgir microplástico secundario si los envases van a parar a la naturaleza. Para evitarlo, ALPLA apuesta coherentemente por el reciclaje de material post-consumo. Con plantas de reciclaje propias en todo el mundo, se cierran cada vez más circuitos locales. Además, sensibilizamos a nuestros empleados a través de campañas y cursos especiales al respecto.

La iniciativa Zero Pellet Loss

En 2013, ALPLA se unió a la iniciativa Zero Pellet Loss (ZPL) para reducir al mínimo la pérdida de pequeñas partículas de plástico en nuestras plantas. Los pélets son bolitas de plástico crudo que, debido a su pequeño tamaño, tienden a desaparecer por las rendijas o por debajo de las máquinas o bien a adherirse a la suela de los zapatos de los empleados. De ese modo, no es raro que terminen en el medioambiente o en el agua. Para evitarlo, se han desarrollado y aplicado las más diversas medidas, como aspiradores especiales, sistemas de recogida en silos o filtros de aguas residuales a medida. Además, nuestros empleados reciben cursos especiales para evitar la pérdida de granulado.

Concienciación

En paralelo, ALPLA está comprometida desde el año 2021 con campañas globales de concienciación de los consumidores finales. Mediante una divulgación basada en datos se debe alcanzar el objetivo de que el plástico se considere una materia prima valiosa y que no vaya a parar al medio ambiente.

Apoyo a organizaciones sin ánimo de lucro

ALPLA colabora económicamente con organizaciones sin ánimo de lucro en iniciativas como la lucha contra el ensuciamiento de los océanos. The Great Bubble Barrier se ha marcado como objetivo liberar de residuos de plástico los ríos y los canales mediante una barrera de burbujas. Por su parte, mediante cursos y el equipamiento necesario, Plastic Collective se encarga de que el reciclaje de materiales valiosos se reconozca y se implemente como modelo de negocio en regiones remotas o desfavorecidas. Desde finales de 2021 también se apoya a la organización Nidisi que, entre otras iniciativas, construye centros de reciclaje en Nepal y trabaja in situ en la creación de un sistema sostenible de gestión de los residuos. «Waste Free Oceans» recoge residuos de plástico en mares y costas y los recicla para obtener ocean plastic.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

El microplástico constituye un gran peligro especialmente para el ecosistema marino. En este sentido, el problema no solo consiste en ensuciar los mares con un material que es extremadamente duradero y que necesita siglos para degradarse. También hay que tener en cuenta los efectos sobre los organismos marinos, como por ejemplo las focas, los peces o los bivalvos, que absorben el microplástico ya sea de forma pasiva o a través de su alimentación. Según un artículo en nature.com, probablemente la forma más sencilla de daños, al menos en lo referente a los organismos marinos, podría consistir en que estos ingieren microplástico sin valor nutritivo y, por tanto, no comen el alimento suficiente como para sobrevivir.

Teniendo en cuenta nuestra cadena alimenticia, es evidente que el microplástico se puede encontrar en el cuerpo humano. Esto ya se ha demostrado también mediante análisis científicos recientes. Hasta ahora se sabe poco de los posibles efectos sobre la salud humana, puesto que la investigación en este sentido se encuentra aún en una fase inicial. Actualmente, los científicos creen que la concentración de microplástico y nanoplástico en el medio ambiente es demasiado baja como para perjudicar la salud humana.

En este sentido, hay que distinguir de nuevo entre microplástico primario y secundario. El microplástico secundario encuentra su camino hacia el mar debido a la basura de plástico eliminada de forma incorrecta. En este sentido, cada uno de nosotros podemos contribuir a evitarlo separando el plástico y eliminándolo correctamente. En el caso del microplástico primario, la liberación en sí se debe fundamentalmente al uso de productos que contienen plástico, y con menos frecuencia se produce también durante la producción, el transporte o la reutilización. Según la IUCN, el microplástico primario llega al mar fundamentalmente a través de cuatro vías:

  • Liberación directa en el mar: p. ej. por los revestimientos de los barcos
  • Remolinos provocados por el viento: p. ej. el desgaste de los neumáticos de los coches
  • Desagües de las carreteras: p. ej. por la señalización
  • Plantas de tratamiento de aguas residuales: p. ej. por fibras en la colada doméstica

El uso más conocido radica en el efecto de desgaste (también conocido como «peeling»). Las partículas menores de 60 µm resultan menos adecuadas, y el tamaño ideal se encuentra en un rango en torno a los 420 µm. Los plásticos utilizados son el polietileno (PE), el polipropileno (PP), el tereftalato de polietileno (PET), la poliamida (PA), el politetrafluoroetileno (PTFE, «Teflón»), el polimetilmetacrilato (PMMA), el poliestireno (PS), el poliuretano (PUR) y diversos copolímeros. (Estudio de la UBA sobre el microplástico)

Según un estudio de la Universidad de Münster que analizó 38 aguas minerales distintas en botellas de plástico desechables y reutilizables, botellas de vidrio y cartones de bebidas, tanto las botellas reutilizables de plástico como las de vidrio presentan carga de microplástico. En las botellas desechables y los cartones de bebidas se encontraron menos partículas. La autora del estudio Darena Schymanski supone que esto tiene que ver fundamentalmente con la limpieza de las botellas que es necesaria en el caso de los envases reutilizables. El agua que menos microplástico contiene es el agua corriente del grifo. La OMS ofrece más información sobre el tema El microplástico con el agua potable.

Hay diversas posibilidades en este sentido:

  • Se pueden reconocer los compuestos de plástico solubles que suponen una carga para el medio ambiente y, por tanto, el microplástico en los cosméticos, los detergentes y los productos de limpieza por términos como «acrilato», «carbómero», «polímero cruzado», «copolímero» o «polibuteno». Consejo: en la cosmética natural certificada y en los detergentes ecológicos está prohibido el plástico soluble.
  • No usar productos textiles sintéticos (poliéster, nailon o acrílico): se pueden cultivar fibras naturales como el algodón, la lana, la seda o el lino. Además, en el caso de los productos textiles sintéticos es mejor un programa de lavado corto a baja temperatura y cargar al máximo el tambor de la lavadora.
  • Por otra parte, es importante eliminar correctamente los plásticos y mantenerlos así dentro del circuito. Consejo: Acumular y eliminar los envases de plástico que se encuentran en el medio ambiente.
  • Utilizar más los medios de transporte público para reducir el desgaste de los neumáticos.

CONTACTO

Será un placer responder a sus preguntas sobre el tema de el microplástico:

Póngase en contacto con nosotros escribiendo a sustainability@alpla.com.